ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN INICIAL

Somos un grupo de profesionales de Educación Inicial profundizando en los modelos de enseñanza, para buscar la excelencia en el aula. Pertenecientes a la Universidad Santa María, Extensión Nueva Esparta.GRACIAS POR VISITARNOS.

jueves, 26 de mayo de 2011

Modelos de Enseñanza Aprendizaje como clave en el Saber Hacer de La Práctica Pedagógica, un Acontecimiento Notable por Excelencia.


Un modelo de enseñanza es un plan estructurado que puede usarse para configurar un currículo, para diseñar materiales de enseñanza y para orientar la enseñanza en las aulas. Puesto que no existe ningún modelo capaz de hacer frente a todos los tipos y estilos de aprendizaje, no debemos limitar nuestros métodos a un modelo único, por atractivo que sea a primera vista (Joyce y Weil, 1985, 11)
Enseñar desde una perspectiva muy general, es comunicar algún conocimiento, habilidad o experiencia a alguien con el fin de que lo aprenda, empleando para ello un conjunto de métodos y técnicas. 
Se presentan dos modelos de enseñanza que orientan estos aprendizajes: El Conductista que es un método basado en los aspectos personales para el desempeño del individuo. La competencia en este modelo describe fundamentalmente lo que "puede hacer” y no lo que "hace". 
En el constructivismo la enseñanza no es una simple transmisión de conocimientos, es en cambio la organización de métodos de apoyo, que permitan a los niños y niñas construir su propio saber. No aprendemos sólo registrando en nuestro cerebro, aprendemos construyendo nuestra propia estructura cognitiva.
El acto de enseñar requiere establecer un ambiente de aprendizaje con reglas de comportamiento conocidas y aceptadas por los niños y niñas, de acuerdo con su estado de desarrollo cognitivo, social y moral. Los ambientes de aprendizaje se refieren a la previsión del mejor contexto para favorecer el aprendizaje, dado una necesidad en un ámbito específico.
En Venezuela se contempla el Currículo de Educación Inicial, que dicta las bases históricas, pedagógicas, filosóficas, sociales, culturales, psicológicas, políticas, científicas y humanistas con las cuales se implementa la formación de los niños, niñas de 0 a 6 años de nuestro país, en sus dos fase: maternal y preescolar, atendidas en las modalidades: convencional y no convencional, con el fin de que el niño y la niña sean el centro y autor de su propio aprendizaje, tomando en cuenta sus intereses, necesidades y características individualidades, el respeto como seres únicos dentro de un contexto familiar y comunitario. Así mismo, brinda atención educativa al niño y la niña hasta su ingreso al subsistema siguiente, concibiéndolo como sujeto de derecho y ser social integrante de una familia y de una comunidad, que posee características personales, sociales, culturales y lingüísticas propias y que aprende en un proceso constructivo e integrado en lo afectivo, lo lúdico y la inteligencia, a fin de garantizar su desarrollo integral. Su finalidad es iniciar la formación integral en cuanto a hábitos, habilidades, destrezas, actitudes y valores basados en la identidad local, regional y nacional, mediante el desarrollo de sus potencialidades y el pleno ejercicio de sus derechos como persona en formación, atendiendo a la diversidad e interculturalidad.

En la cotidianidad de nuestras aulas enseñamos a través de una didáctica que logre favorecer el cultivo de valores, habilidades y destrezas que facilitan la adquisición de aprendizajes significativos, así como el desarrollo pleno de la personalidad, hábitos y normas de interacción social en niños y niñas, mediante un plan de acción que contempla actividades y estrategias didácticas, de acuerdo a las necesidades, intereses y características de cada niño o niña según su nivel evolutivo. Así mismo la evaluación de esos aprendizajes esperados, se realiza haciendo registros descriptivos utilizando la técnica de la observación y esgrimiendo para tal fin, instrumentos de evaluación, tales como: lista de verificación, guía de observación, escala de estimación, tabla de indicadores, entre otros.

En concordancia con lo antes expuesto se presenta a continuación un breve trabajo de investigación, con el propósito de ofrecer una visión de los   modelos de enseñanza aprendizaje y su praxis dentro de un aula de preescolar.

ACTIVIDADES LÚDICAS COMO HERRAMIENTA EN LA ENSEÑANZA DE LAS MATEMÁTICAS EN NIÑOS Y NIÑAS DE 5 Y 6 AÑOS.

El pensamiento lógico infantil se enmarca en el aspecto sensomotriz y se desarrolla principalmente, a través de los sentidos. La interpretación del conocimiento matemático se va consiguiendo a través de experiencias en las que el acto intelectual se construye mediante una dinámica de relaciones, sobre la cantidad y la posición de los objetos en el espacio y en el tiempo. 
Según Piaget, “El pensamiento lógico es la coronación del desarrollo psíquico y constituye el término de una construcción activa y de un compromiso con el exterior, los cuales ocupan toda la infancia”.
Las matemáticas ofrecen formas de representación que se pueden utilizar para entender situaciones. Jugar, por ejemplo, con las cifras para representar estados de ánimo, o, jugar con los números para indicar un orden,  establecer secuencias temporales en los acontecimientos para distinguir el antes y el después, pertenecen a una actividad matemática, del mismo modo que anticipar una acción en el juego forma parte de unas inferencias realizadas a partir de la observación que ponen en juego el razonamiento lógico, pero es necesario que el docente ponga al alcance de niños y niñas actividades que contribuyan más en el desarrollo y al empleo del tiempo libre, no una gran cantidad de actividades lúdicas simplemente para señalar su variedad, sino para que con su adecuado conocimiento, ellos y ellas seleccionen y utilicen aquellas que le aporten los mayores beneficios. De ahí la necesidad de plantearse ¿Qué estrategias didácticas favorecen el apropiarse de las matemáticas en niños y niñas de 5 y 6 años? ¿Cuál es la importancia de incorporar actividades lúdicas como herramienta en la enseñanza de las matemáticas?

OBJETIVO GENERAL: 
  • Incorporar las actividades lúdicas como herramienta en la enseñanza de las matemáticas en niños y niñas de 5 a 6 años.
OBJETIVOS ESPECÍFICOS
  • Determinar la Importancia de incorporar actividades ludicas como herramienta en la enseñanza de las matemáticas.
  • Organizar actividades lúdicas que faciliten la apropiación de la enseñanza de las matemáticas en niños y niñas de 5 y 6 años. 

Importancia de incorporar las actividades lúdicas como herramienta en la enseñanza de las matemáticas

Es evidente que los aprendizajes iniciales de las matemáticas son importantes y decisivos no sólo para el progreso del niño o niña, sino para el desarrollo cognitivo, porque suponen e implican el origen de un conjunto de estructuras de pensamiento y de funciones fundamentales. La etapa de 0 a 6 años es la etapa más importante en la vida del ser humano y en la que los aprendizajes son más rápidos y efectivo, esto además de las estrategias lúdicas que se utilicen con materiales concretos y experiencias significativas para el niño, un clima de enseñanza agradable, hará que cualquier o aprendizaje sea adquirido. En la etapa de Educación Inicial, los niños deben empezar a desarrollar capacidades que los preparen para resolver las dificultades y problemas que tengan en el futuro. La maestra, a través de la enseñanza de las matemáticas, les proporcionará aquellas situaciones y recursos que les ayuden a construir sus esquemas mentales, los cuales a su vez servirán para entender el mundo e interactuar con él. Las habilidades básicas con las que se empieza a trabajar con los niños y niñas son tres: La clasificación, la seriación y el conteo.  Entre las habilidades más importantes que debe desarrollar en su etapa escolar, están las de aprender a resolver problemas y analizar situaciones; para eso existen las matemáticas.

Actividades Lúdicas que Favorecen la Enseñanza de las Matemáticas.  
  • Usar lenguaje matemático en el aula. Por ejemplo: asociando imágenes con palabras o con símbolos, entonando rimas o canciones para aprender a contar.
  •  Utilizar los juegos de mesa: bloques lógicos, rompecabezas, legos, dados, cuentas, dominó.
  • Promover la colección de objetos: hojas, piedras, estampillas, conchas, etiquetas o tarjetas. Las puede ordenar de acuerdo a forma, tamaño, color.
  • Incluir elementos de la rutina diaria por ejemplo, el recorrido hasta su casa, para relacionarlos con las matemáticas. Contar semáforos, ver los números de las casas, las placas de los autos, reconocer colores.
  • Estimular su espíritu científico y su imaginación: conversa y pregúntale su opinión sobre diversas cosas: qué es, por qué es así, para qué sirve, que forma tiene.
  • Trabajar nociones de cantidad: cuenten cosas juntas al poner la mesa, preparando los materiales, guardando en el estante y ordenándolas.
  • Facilitar la búsqueda de juegos matemáticos en la Web, el uso de la computadora; explicarle el funcionamiento de una calculadora, el reloj y los aparatos electrónicos en general.

                                                     Reflexiones de mi experiencia.

La importancia de las actividades lúdicas como herramienta para la enseñanza de las matemáticas en educación preescolar, permite a niños y niñas ser protagonistas en la construcción de su propio aprendizaje. Esta práctica evidenció la necesidad de realizar estrategias oportunas para facilitar la enseñanza de las matemáticas, dado que este grupo de alumnos están próximos a ingresar al grado inmediato (1er grado) demandan la noción del concepto de cantidad, el reconocimiento del numero y su uso en el contexto social. Para tal fin, se incorporó en su ambiente inmediato, piezas para encajar, objetos de diferentes tamaños, juegos lúdicos, por ejemplo: una cantidad de figuras para identificarlas con el número correspondiente, entre otros. Convirtiéndose esta experiencia en actividades acertadas y de gran utilidad para niños, niñas y adultos significativos. 
Autora: Licda. Maritza Ávila. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada